MANDARINAS de PAPEL

“Siguiendo el rastro de un antiguo tesoro maya, dos jóvenes arqueólogos de Barcelona sobrevuelan el nacarado cielo de las selvas de Yucatán. Una gran aventura sobre el miedo a la pérdida y la intensidad del primer amor” Leer más »

NUBES DE AZAFRÁN

“Sobrevivir en la intensa taiga siberiana puede ser muy difícil si tus motivos no te acompañan. Trepidante acción en la vieja Rusia con interesantes giros inesperados” Leer más »

FRASES QUE HACEN NIDOS

¿Qué tienen en común un aviador acrobático, un anticuario francés y un friki de la informática? Colección de relatos breves que despertarán en ti el amor por los libros. Leer más »

MANUEL JULIÁN

Autor de novelas intimistas y relatos que conviven con diferentes géneros: novela de aventuras e histórica, romántica y de acción así como pequeñas dosis de ciencia ficción. Leer más »

PUBLICACIONES

“Mandarinas de papel”, “Nubes de azafrán” “Frases que hacen nidos” PRÓXIMAS PUBLICACIONES: “Concierto para oboe”, “Cuentos bajo la almohada, “Nuestros únicos silencios” Leer más »

 

DESPUÉS DE TODO, VIRGINIA WOLF. La vida que acabó con su vida

El día no había comenzado bien, pero cuántas cosas que no empiezan bien, después acaban resolviéndose. Este no sería uno de esos días.

Algunos años atrás, en 1929 Virginia Wolf había inspirado al movimiento feminista con su famosa frase: “Una mujer debe tener dinero y una habitación propia si va a escribir ficción”. Muchos la recordarían  al principio por ello, pero también lo harían por sus libros; rotundos, melodiosos e inspiradores.

Aunque fue reconocida como una de las más brillantes autoras en idioma inglés de las últimas décadas, lamentablemente sus obras no cobraron auge hasta principios de los años setenta.

Para Woolf, sin embargo, escribir no era una simple profesión, sino una necesidad. Una pasión que heredaría de su padre, el novelista, ensayista y  biógrafo Leslie Stephen. Un hombre déspota, narcisista y en ocasiones cruel con su esposa y los niños.

Los libros de Virginia Woolf están impregnados de todas esas primeras vivencias. Fiel reflejo de su convulsa existencia, la escritora se había implicado tanto en sus personajes, que todos ellos reflejaban las características más intimas de su creadora.

Woolf encontraba en la escritura el refugio que siempre necesitó para evadirse de la realidad. Una tortuosa infancia de abusos sexuales por parte de sus hermanastros, la muerte de su madre, también la de su media hermana Stella, con la que siempre se había sentido muy unida, y una percepción y sensibilidad hacia la vida, no entendida entonces y elogiada mucho tiempo después, muy tarde, a título póstumo.

Luego llegaron los episodios de depresión. Hoy se sabe que la depresión es una enfermedad con una evolución patológica previsible, pero entonces se trataba como una dolencia mental y los neófitos en medicina lo vinculaban con algo parecido a la demencia. Ser mujer y tener depresión en los años veinte era peor que padecer la peste bubónica y si a ello unimos que no era una persona convencional anclada a las tradiciones familiares a las que parecía destinarse la vida de una típica ama de casa, obtenemos como resultado a una figura solitaria, dual y en permanente conflicto consigo misma y el entorno que le rodeaba. A pesar de ello tuvo algunos amigos, escritores como ella: Marcel Proust, o James Joyce, entre otros y formó parte del denominado grupo Bloomsbury, un círculo de intelectuales algo ecléticos y libre pensadores que se reunían en el 46 de Gordon Square en el conocido barrio londinense Bloomsbury. En 1912 se casó con uno de ellos, el escritor Leonard Woolf, de quien tomó su apellido, tenía entonces 30 años y juntos fundaron poco después la célebre editorial Hogarth Press.

Con el tiempo, Leonard y Virginia descubrieron que a pesar de tener algunos intereses en común -la mayoría de ellos intelectuales- en realidad no podían ser personas más dispares. Aunque en cierto modo se soportaban, la llama de la vela se había disipado.

Para entonces, el matrimonio se había distanciado lo suficiente como para convivir en un orden razonable, pero insípido y tolerante. Fue en esta época de su vida, a finales de 1920, cuando Virginia conoció a la poetisa, novelista y diseñadora de jardines, la inglesa y honorable señora Nicolson (Vita Sackville-West), a quien precedía una dudosa reputación de escarceos amorosos lésbicos y otros “pequeños” escándalos de alcoba.

Virginia mantuvo diversos encuentros íntimos con Vita, a quien le dedicó la obra “Orlando: A Biography”, (1928) considerada hasta el momento, como “la mas larga y encantadora carta de amor de literatura inglesa”.

PIEDRAS EN LOS BOLSILLOS

El día no había comenzado bien, pero en realidad, nada de lo que iba a suceder a continuación tenía que ver  con ese día, sino con todos los anteriores, cientos de días grises de recuerdos abandonados, tazas rotas y asfixiantes silencios.

Virginia ya había escrito sus cartas de despedida, al mediodía pasó por delante de la iglesia, de camino al río Ouse, un granjero le vio a lo lejos, decidida, cabizbaja. Era el 28 de marzo de 1941, Virginia se sumergió en el río después de llenarse los bolsillos de piedras. Su cuerpo fue encontrado tres semanas después, arrastrado por la marea, cerca del puente Southease.

El Sunday Times de Londres publicó una nota de Leonard, el marido de Virginia, con fragmentos de sus cartas de despedida: …”fue una mujer valiente, divertida y feliz, que vivió una vida larga y plena…, sobrevivió a la muerte de muchos de sus amigos y parientes y consiguió, a pesar de sus esfuerzos por luchar contra su enfermedad, realizarse en la carrera que ella quiso”

Recientemente se han conmemorado los 136 años del nacimiento de Virginia Woolf y prácticamente todos los periódicos se hicieron eco de ello.

¿Qué conduce a una persona “valiente, divertida y feliz…, realizada profesionalmente” hasta el suicidio?.

 “Según algunos estudios, por cada persona que se suicida hay 200 que lo intentan y 400 que lo han pensado.”

Las cifras de suicidios entre los más jóvenes supera todas las previsiones inimaginables. Los problemas familiares, la precariedad económica, el odioso bullyng, el fracaso escolar, los primeros desengaños…, todo ello conforma el tejido de una sociedad donde los adolescentes parecen asumir una gran derrota.

Se dice que el suicidio es “una solución permanente a un problema temporal”. Aunque nos cueste creerlo, las situaciones angustiosas —hasta las que parecen insalvables— pueden ser temporales o mejorar inesperadamente.

Virginia Woolf fue víctima de un entorno viciado y tóxico que se remontaba hasta su infancia. Heridas profundas que nunca sanaron y que ni siquiera el refugio de la literatura pudo mitigar.

WALT WHITMAN Y EL VERSO LIBRE

“No dejes que termine el día sin haber crecido un poco.

Sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.

No te dejes vencer por el desaliento…

No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario”.

No te detengas

Walt Whitman

 

 

La vida está repleta de personas sencillas con la capacidad de hacer cosas sobresalientes.

En el pasado, algunos psicólogos sostenían que el entorno familiar era determinante en la formación y actitud de un joven durante sus primeros años de existencia, sin embargo, los grandes eruditos del comportamiento humano se equivocaban.

Algunas personas, casi engullidas y diezmadas por una sociedad gris y decadente, son capaces de brillar con luz propia. Todo ello a pesar de las carencias afectivas y de recursos que sufrieron durante su infancia y de no haber disfrutado de las mismas oportunidades, que otros; para desarrollarse en el seno de una familia “normal”.

El espíritu humano es muchas veces como una flor en el asfalto. Una rareza obstinada por sobrevivir en las peores condiciones.

El joven Walt era el segundo de nueve hijos. A los 4 años, la familia se mudó a Brooklyn. Fue una época de penurias y precariedad económica. Sus primeros trabajos fueron atendiendo una linotipia propiedad del semanario The Patriot, en Long Island, tipógrafo, librero…, ocupaciones poco atrayentes y mal retribuidas, que necesitaba identificar como oportunidades.

Se ha escrito mucho sobre la sexualidad de Whitman, sus creencias y estilo de vida. Sobre la trascendencia de su obra, miedos y fracasos. Algunos lo han descrito como “un magnífico haragán”, un “vagabundo semidivino”, un “borracho de buen corazón”, un “maestro sin vocación”…, una figura bohemia de largos paseos, que podría recordarnos a Santiago Rusiñol en su época más tardía. Sin embargo y a pesar de la imagen que proyectaba, fue el más notable poeta de la transición democrática de Estados Unidos, la voz profunda y liberal de una sociedad americana profúndamente inconformista.

En 1855, a la edad de 36 años, y a pesar de su excasez de medios pudo reunir el dinero necesario para financiar el que sería su más fructífero e influyente proyecto literario, la autoedición de su obra maestra: “Hojas de hierba”. Desde ese momento comprendió que la voz interior que siempre le había acompañado desde su infancia, en permanente lucha por salir y liberarse, quedaría inmortalizada en las páginas de ese libro.

La poesía de Whitman es todavía hoy objeto de estudio en las universidades, para muchos ha representado el antes y el después de la libertad de la palabra, una nueva filosofía de vida retroalimentada por la pasión y al mismo tiempo necesidad de comunicarse.

Casi 200 años después de su nacimiento, la obra de Whitman ha sobrevivido exitosamente al paso del tiempo.

LA HERÈNCIA FAMILIAR

Desde hace algún tiempo, relatívamente reciente, hemos oído hablar en debates o leído algunos estudios sobre el concepto llamado  “familias desestructuradas” o carentes de una extructura sólida, socialmente “aceptable”. Sin embargo nuevas voces han adoptado la fómula: “familias disfuncionales” para referirse a aquellas que no cumplen su función. Es decir, que dentro del ámbito familiar se den de forma natural ciertos comportamientos afectivos de honra, cariño y bienestar. Los padres, quizá por su inmadurez, quizá por falta de criterio o malos hábitos, o símplemente por ser las nuevas víctimas de esta voraz crisis económica, no asumen su rol como adultos que se interesan en proveer lo necesario en sentido físico, moral y emocional para su familia.

Crecer en una familia disfuncional puede afectar el desarrollo psicológico y emocional de una persona, pero la pregunta es si esta circunstancia va a condicionar de manera decisiva toda su vida.

En el caso de Walt Whitman no fue así y su ejemplo llena de libertad y esperanza a todos aquellos que necesitan crecer y desarrollarse en las peores circunstancias.

Walt creció en el seno de una familia con pocos recursos, su padre era un humilde carpintero y el pequeño Whitman tuvo que abandonar los estudios más elementales a la edad de diez años para poder trabajar en una imprenta. Sus primeros contactos con los artículos periodísticos y los libros de la época fueron como un refugio para él y pronto comenzó a garabatear sus primeras estrofas.

Nunca subestimemos el poder de la literatura, de las palabras dichas desde lo más recóndito de nuestro interior:

“No dejes de creer que las palabras y la poesía pueden cambiar el mundo”

by Manuel Julián

artAmore, REGALOS QUE SE ABRAZAN by Manuel Julián

Hay historias que surgen de la nada como la tenue brizna de hierba en un campo de gramíneas y que cuando te acercas a ella y te detienes a observarla, descubres que es una gran historia.

artAmore era esa pequeña brizna de hierba, pero ahora que ya han pasado cuatro años desde su apertura, el establecimiento de la calle Parelladas 57 se encuentra plenamente consolidado en la geografía comercial y tradicional de nuestro pueblo.

artAmore ofrece a sus clientes regalos únicos y personalizados. Objetos entrañables que se hacen abrazar, diseñados con elementos extremadamente originales y creativos.

En la página web: artamoresitges.com encontramos información adicional:

“Más de 100 artistas y artesanos exponen sus obras en artAmore Sitges. Galería de arte y tienda de artesanía, artAmore Sitges nace con el propósito de acercar el arte, la artesanía y el diseño. Nos apasiona el arte del reciclaje”.

artAmore nos muestra el logo sonriente de una cara amable con alas y que nos recuerda el pequeño revoloteo de un ángel. Como decíamos en la introducción del artículo, detrás de este establecimiento hay una entrañable historia sobre el origen y significado de su nombre.

Hoy nos hemos reunido con sus propietarios Eva y David para que nos cuenten cómo surgió la idea y como fueron los comienzos de su tienda de regalos relacionados con el arte y la artesanía:

Manuel Julián— artAmore, ¿Quién pensó en el nombre y el logo de esta tienda?

artAmore— Abrimos nuestras puertas hace cuatro años, el 8 de marzo de 2014, dándole un voto a la vida, tras ¾como muchos sabrán¾ el trágico e inesperado giro que dieron las nuestras el día 7 de marzo de 2013.  Lo gestionamos en familia, como no podría ser de otra manera. Somos tres, aunque normalmente no lo veáis tanto por Sitges, Octavi gran artista y hermano de David, forma parte también del proyecto desde sus inicios.

El significado del nombre surge paralelo a la idea y por la necesidad de tener un propósito que nos hiciera avanzar, de seguir adelante. La resiliencia y el amor a Alex, nuestro hijo,  de manera común, nos condujo hasta un nombre que reflejaba perfectamente nuestros sentimientos y nuestra intención, artAmore. Arte y amor, amor a la vida y amor por él. No es una tienda, ni hay una estrategia comercial. Es un espacio de arte y artesanía.

El logo, no podía ser ningún otro. Un dibujo de Alex como carátula de un sobre que contenía otro dibujo de cumpleaños para su madre. ¿Qué mejor insignia para un espacio dedicado al arte, que todo el amor que ese sobre contiene? Esa imagen además es un reflejo de su maravillosa sonrisa, es Alex. El logo es exactamente el ángel que él dibujó y la tipografía su propia letra.

Manuel Julián— ¿A qué tipo de clientes atraen vuestros decorativos regalos y objetos de arte y artesanía?

Las personas que visitan artAmore son variopintas, al igual que lo es el propio espacio y las obras que mostramos. Estamos en la calle Parellades, en una de las principales arterias comerciales de Sitges y eso hace que muchas de las personas que visitan o pasean por Sitges se sientan atraídas por la singularidad de artAmore, ya sean locales o internacionales. Algunos entran por un imán y se quedan perplejos al ver obras de arte, cuadros, obras realizadas con material reciclado, artesanía local, etc. Otros sencillamente encuentran su cobijo aquí porque les apasiona el arte.

También hay muchos repetidores, que regresan asiduamente para descubrir nuevas obras o para mostrarles a otros amigos o familiares este único y original espacio. Cada vez nos encontramos con más personas que vienen expresamente a visitarnos, porque nos han conocido en las redes sociales o les han hablado de nosotros.

Manuel Julián— ¿A qué dificultades y retos habéis tenido que enfrentaros?

El primero el estado en el que estaba el local y el poco presupuesto con el que contábamos. Es una antigua casa de pescadores, una de las pocas que queda en pie, con sus ventajas y sus inconvenientes, uno de ellos las humedades, pero con mucha suerte y mucho esfuerzo conseguimos abrir puertas en la fecha que nos habíamos marcado. Eso sí, prácticamente sin género y con el mobiliario resultante del reciclado artístico.

Obviamente, uno de los retos principales es conseguir que sea sostenible, al tiempo que ayudamos a otras personas a que su obra pueda ser expuesta y a que el público en general les conozca, todos ellos forman parte de la familia de artAmore. Sin embargo, al igual que para el resto de comercios de Sitges, los gastos son muy elevados y el primordial reto es llegar a fin de mes.

Manuel Julián— ¿Hacia dónde se dirige vuestro modelo de negocio?

En nuestros inicios tuvimos la idea original de ofrecer cuadros personalizados de Sitges, con personajes de cerámica y la obra pictórica de Octavi Intente. Poco a poco fuimos contactando con otros artistas y artesanos y en estos momentos hay más de 100 autores que muestran su obra en artAmore. Ahora el problema es que no podemos acoger a todas las personas que quieren participar. Poco a poco nos hemos ido decantando por el reciclaje artístico, como línea identificadora, aunque la base original es siempre el arte y la artesanía.

Estamos empezando a abrirnos al mundo virtual. En noviembre del año pasado pusimos en marcha la nueva web, lo que hace posible que ahora también se puede comprar de forma online. No hemos podido subir todas las obras, ya que ahora disponemos de más de 2000 artículos en la tienda física y cada uno de ellos es único, no hay dos iguales.

Hacemos videos en 3D y se puede visitar también el Tour Virtual en la web, si hay alguna obra que no esté subida a la tienda online y nos lo solicitan, podemos subirla bajo petición. De todas formas ya se pueden comprar más de 450 obras en la tienda virtual. La idea es dar a conocer toda nuestra familia de artAmore Sitges.

by Manuel Julián

Writer Freelance

IN OTHER WORDS by Manuel Julián

Fly me to the moon” (Llévame volando a la Luna) decía la letra de la canción que tantas veces cantó Frank Sinatra. Escrita por Bart Howard, e interpretada por primer vez en 1959 por Felicia Sanders, la melodía original tenía el título: “In Other Words” (En otras palabras).

En realidad, los que casi se quedaron sin palabras fueron los astronautas que el 24 de diciembre de 1968 fotografiaron la Tierra desde la Luna. La tripulación del Apolo 8 acompañó sus imágenes con una breve y a la vez contundente reflexión sobre lo insignificantes que parecían nuestras pequeñas quimeras si se observaban desde esa distancia.

Esa mítica fotografía de la Tierra emergiendo tras la curvatura del horizonte lunar fue elegida por LIFE magazine como una de las cien imágenes más destacadas del pasado siglo.

Era la primera vez. Y en el denso silencio del espacio exterior, dos de sus tripulantes (El piloto Jim Lovell y el comandante Frank Borman) leyeron, y así fue retransmitido para millones de personas de todo el mundo, un fragmento del libro de Génesis, los diez primeros versículos que comienzan con la siguiente declaración: “En el principio Dios creó los cielos y la tierra”…, y que concluye así en el diez: “Y…, vio Dios que era bueno”

Claro, que cuando Moisés escribió estas palabras, aún no existían las teorías del Big Bang, La Relatividad, La Evolución y los estudios sobre la afamada “Partícula de Dios”…, entre otras conjeturas modernas. Sin entrar en consideraciones sobre nuestras creencias o descreencias personales, lo cierto es que se plantean dos cuestiones de fondo en este breve artículo de opinión: la primera es sobre la perspectiva desde la que nos concentramos en nuestras inquietudes, y la segunda (inevitablemente) sobre la obsesión de algunos por viajar al espacio y que les ha impulsado a invertir verdaderas fortunas en un pasaje a las estrellas.

El tiempo suele modificar las cosas y la distancia -al igual que en la observación de una obra de arte- también tiene el poder de crear nuevas perspectivas. Todos nosotros conocemos la frase sobre “el árbol que no te deja ver el bosque”, y es que a veces tenemos nuestros problemas tan presentes, que no somos capaces de ver nada más. Sin embargo podemos ampliar nuestra comprensión sobre nuestras preocupaciones si investigamos nuevas formas de afrontarlas, si las compartimos con personas de confianza, seguimos una dieta sana, algo de ejercicio, buenos hábitos de sueño y realizamos nuevas actividades, especialmente aquellas en las que hacemos algo por alguien.

Mejorar nuestra salud, conocer nuevas personas y lugares o sentirnos útiles no solucionará el problema por sí solo, pero nos ayudará a verlo de otra manera…, en la distancia. La manera en que gestionamos nuestras inquietudes puede ser la diferencia entre hundirnos inexorablemente en el oscuro pozo de la ansiedad o convertirlo en una oportunidad para aprender y progresar, para cultivar cualidades y hacernos más resistentes.

Seguramente pensarás que es más fácil decirlo que practicarlo, y tienes razón, pero todo lo que vale la pena en la vida requiere esfuerzo, lo realmente fácil es rendirse. Ninguno de nosotros nos lo merecemos.

LLEVAME VOLANDO A LA LUNA

 

¿Quién dijo que soñar era barato?

Este año que acaba de comenzar ofrecerá nuevas oportunidades a aquellos que deseen emprender un viaje de ida y vuelta al espacio.

Ahora que sabemos que la clase media ya no existe y que según algunos detractores no ha existido nunca, no es difícil imaginar lo que serán capaces de hacer aquellos que no les importa gastar su dinero en un monumental capricho de astronauta.

Por ejemplo, si te sobran 40 millones de dólares, podrás dormir muy pronto en el hotel que los rusos pretenden construir en la Estación Espacial Internacional [ISS] (en inglés), y por 20 millones más el paquete turista incluirá “paseos” alrededor de la estación.

El hotel dispondrá de todas las comodidades, habitaciones equipadas con lo último y provistas de grandes ventanales desde los que observar el espacio infinito, un privilegio que hasta ahora solo habían disfrutado los integrantes de la tripulación.

¿Te imaginas lo que se podría hacer aquí en la Tierra con esa suma de dinero?

La FAO estima un coste en comida (para aquellos que viven bajo una pobreza extrema) de 160 dólares al año y por persona. O lo que es lo mismo, con esos 40 millones de dólares, 250.000 personas no tendrían que preocuparse por la comida durante un año.

Como decía la canción. “En otras palabras”…, cada uno es muy libre de hacer lo que quiera con su vida y su dinero, y sin embargo:

La vida no está hecha de viajes, decepciones, alegrías y minutos, sino por los gestos que nos honran y por los que somos recordados”

by Manuel Julián

 

FREACK PARADISE by Manuel Julián

E N T R E V I S T A

 “No siga leyendo, no le va a gustar: lo que viene es maravilloso”.

Ami, el niño de las estrellas

Enrique Barrios

En mi pueblo existe un paraíso freaky llamado AMI STORE. Situado en el número 34 de Santiago Rusiñol, en Sitges, el establecimiento nos permite realizar un retro salto a los años 80 para revivir aquella época dorada de las películas de Spielberg y recordar a los Gremlins, el Delorean de Regreso al futuro o curiosear objetos relacionados con la Guerra de Las Galaxias.

A pie de calle nos da la bienvenida ET, y al cruzar la puerta estelar, podemos sumergirnos entre todos sus maravillosos objetos: libros, posters, películas, reproducciones, camisetas, miniaturas a escala…, un nutrido y amplio merchandising del que no querremos regresar.

AMI STORE abrió sus puertas una tarde de septiembre de 2013 y desde entonces se ha diferenciado a través de sus productos únicos y para coleccionistas. Es una referencia nostálgica de otras décadas en las que se nos propone vivir una inolvidable experiencia y regresar al niño o niña que todavía habita dentro de nosotros.

Hoy nos hemos reunido con sus principales impulsores, Carla, Ana y Javier.

Manuel Julián — ¿Cómo nació la idea de ofrecer este tipo de artículos?

AMI STORE—  Surgió en una mesa del café Roy de Sitges, lugar bohemio donde los haya, haciendo tormenta de ideas para orientar nuestro futuro. Los tres estábamos en un periodo de transición laboral y entre bromas expusimos en común nuestra pasión por el espacio, la ciencia de vanguardia y la ciencia ficción. Sitges tiene mucha tradición en esto último debido al Festival de Cine Fantástico que se celebra desde hace ya 50 años. Pensamos que algo así encajaría y sería bien recibido. También la serie de televisión “The Big Bang Theory” nos sirvió como referente.  Para nosotros el “frikismo” equivale a libertad de expresión y a disfrutar de las aficiones que cada uno tenga, un buen ejemplo son estos desternillantes colegas.

 

Manuel Julián—  ¿De dónde surgió el nombre de la tienda?

AMI STORE—  Nos inspiramos en el libro “Ami, El niño de las Estrellas” de Enrique Barrios, que nos encanta. En ella un niño humano se encuentra con un extraterrestre que le enseña cómo funciona verdaderamente el universo más allá de las limitaciones de la Tierra. Ambos se hacen AMIgos y viajando  en su nave espacial descubren muchas cosas increíbles. Así que “Ami Store” es “la tienda de Ami” o tu tienda AMIga. En realidad es la nave espacial de Ami camuflada de tienda de regalos.

“Comerciamos por toda la galaxia exportando cultura pop terrestre e importando sabiduría y tecnología galáctica”.

Manuel Julián—  ¿En estos casi cinco años, qué habéis compartido con vuestros clientes?

AMI STORE—  Compartimos un viaje a través del espacio tiempo con todo aquel que esté dispuesto a reencontrarse con la capacidad de asombro, la alegría y la imaginación. Nuestra tienda está ambientada como una nave estelar de la Federación Unida de Planetas, un homenaje a Star Trek. Tiene una cúpula estrellada en el techo, un video de un viaje espacial de 15 minutos que se proyecta en uno de sus fondos, música selecta de bandas sonoras, sonidos espaciales relajantes y éxitos pop (ochenteros y actuales). No son pocos los que se han venido arriba tarareando las canciones mientras paseaban por la tienda. Si añadimos los curiosos artículos que ofrecemos,  el cóctel es potente.  La nave nos lleva de referencia en referencia, de emoción en emoción, a través del recuerdo de muy buenos momentos que vuelven al presente. Por unos minutos, el tiempo se relativiza, se dobla hacia el pasado para servir de puente a un futuro mejor. ¡Somos retro futuristas!

Siempre pensamos en renovarnos y sorprender. La más reciente adquisición para nuestros visitantes ha sido una máquina Arcade de las de siempre, con sus monedas y los clásicos video juegos de los recreativos como Pac-Man, Galaga, Tetris…  Así que ofrecemos una experiencia inolvidable por el mero hecho de visitarnos. Y lo hacemos  con mucho cariño y no poco esfuerzo. A menudo recibimos felicitaciones y vemos resurgir en niños y adultos una sincera sonrisa de satisfacción.  Es una tienda para disfrutar en familia, que une a diversas generaciones, a padres que explican a sus hijos cómo disfrutaban con esto o aquello, de alguna forma les dicen que ellos fueron niños, que vivieron una época donde lo que ahora damos por hecho se estaba descubriendo entonces. Todas estas vivencias nos llenan de satisfacción. 

Eso es algo que frecuentemente sucede con el público local, pero también con turistas de muchos países: europeos, americanos e incluso australianos. No se esperan algo así, pero nuestra propuesta es muy universal: la esencia del ser humano es la misma en todas partes.

Vivimos tiempos complicados y creemos que tener espacios únicos y de estas características eleva el espíritu.  No todos los días se tiene la oportunidad de ver el mundo desde una nave espacial de la Flota Estelar. Debería mejorar nuestra perspectiva de las cosas. Por eso en la sección de libros hay lugar para la ciencia alternativa, la ufología e investigaciones sobre las teorías de la conspiración y el lado oculto de la realidad. Éste es un distintivo muy particular, que no se encuentra fácilmente a pie de calle. Necesitamos despertar a una visión más amplia de nuestra forma de estar en el planeta.

Ah, y hemos logrado que E.T. sea un habitante más de Sitges y de la redes sociales con cada selfie que la gente se ha hecho con nuestro compañero de tripulación. 

Manuel Julián—  ¿A qué dificultades habéis tenido que enfrentaros y hacia dónde se dirige AMI STORE?

AMI STORE—  Inauguramos cuando la “crisis” estaba en su pleno apogeo, ese fue el primer bautismo de fuego. Desarrollarse en un entorno deprimido, con bajo consumo, bancos reestructurándose, escaso crédito y proveedores recelosos, no fue nada fácil. A pesar de todo hemos tenido muchos apoyos, entre ellos el de la gente. Sin duda, la Fuerza nos ha acompañado.

Ahora, en esta situación cronificada, el reto más importante es resistir primero y adaptarse después al impacto de las grandes multinacionales del comercio que influyen sobre la manera de comprar e incluso de vivir. El ejemplo más reciente es el efecto  acaparador de Amazon a través de la venta online. A esta competencia astuta y ventajista se le unen márgenes muy reducidos, alquileres demasiado altos, top mantas desbordantes,  políticas inoperantes de cualquier signo. Necesitamos revalorizar el comercio local, que está sufriendo lo indecible. Muchos pequeños negocios en el centro de Sitges están cerrando sus puertas como nunca ha sucedido y eso no crea un clima favorable para pasear, tomar algo y descubrir establecimientos tan originales. Resulta triste y preocupante. Los comercios le damos vida e identidad a una calle, a  un pueblo, nos influenciamos y dependemos unos de otros. Pero si nada cambia, muy pronto sólo compraremos a través de una fría pantalla y pasearemos entre edificios grises sin nada que ver, al estilo de cualquier película neo futurista decadente. El equilibrio está en todo el universo como una gran enseñanza que debemos imitar. Convendría tenerlo en cuenta también a la hora de usar nuestro dinero porque con cada elección que hacemos damos forma al mundo que nos rodea.  

Sobre el futuro, nuestra nave aumentará su presencia en la red y tiene previsto ir a muchos lugares —todos maravillosos— llevando con nosotros a todo el que desee acompañarnos. El único combustible que necesitamos es la energía y el apoyo de la gente. Nos dirigiremos hacia donde las personas contribuyan a llevarnos. O emprendemos el vuelo para dar un salto cuántico yendo más allá de cualquier frontera o nos quedaremos en tierra en tareas de mantenimiento a la espera de tiempos mejores. De un modo u otro nosotros seguiremos dando la batalla como los rebeldes de Star Wars frente al Imperio.

by Manuel Julián

ONCE UPON A TIME by Manuel Julián

“Entre palomitas, besos y arrumacos hubo una canción que formaría para siempre parte de sus vidas: “Love on the rocks”. En realidad no era una gran película, pero sí era una gran canción”.

MAÑANAS QUE SE PARECEN

“Érase una vez”…. La frase con la que comenzaban los cuentos de nuestra infancia y que temprano nos impulsaron a amar los libros, es la frase de los comienzos, repleta de sugerentes posibilidades, de páginas donde se escribían fantásticas aventuras que apenas saciaban nuestra voraz imaginación.

También fue el título de uno de los temas incluidos en la banda sonora compuesta por Mark Knopfler para The Princess Bride (La Princesa Prometida). Según Fotogramas, una de las películas más completa de la historia del cine y que a finales de 2017 cumplía 30 años.

Al principio muy pocos confiaban en ella, parecía otra cinta frívola y de escaso interés. Solo le salvaba la colaboración del mítico líder de Dire Straits. Pero no solo la música, sino también la cuidada fotografía y los diálogos desmintieron su pronosticado fracaso. La acción, romance, aventuras, comedia, fantasía…, hicieron de La Princesa Prometida  una de las películas más queridas de los 80, era un entrañable cuento sobre el arte de contar historias.

Probablemente el público infantil y adolescente sea el más difícil de atraer hasta las páginas de un libro o guion adaptado para la gran pantalla. Normalmente son inquietos y no prestan demasiada atención a una sola cosa por largo tiempo. Esto en si mismo hace muy difícil adentrarse en el insondable mundo de los cuentos.

ESCRIBIR CUENTOS.

El propósito de los cuentos no es exclusivamente el de entretener, una forma de pasar el rato. Los mejores cuentos son los que enseñan algo y en los que el lector interactúa con la historia y los personajes. Por ello se han desarrollado nuevas fórmulas editoriales –como en Mumablue– en las que el joven decide el final del libro o modifica su desarrollo. Historias a la carta o por encargo con la misma facilidad y posibilidad de ingredientes como el que encargaría una pizza.

Se ha hablado mucho sobre las nuevas tendencias y la caída de ventas de los libros en el formato de papel. En medio de toda esta polémica sobre defensores y detractores del soporte tradicional, nos llega un extenso estudio médico sobre los beneficios para el cerebro de la lectura en papel.

Miguel Martínez Otero, responsable del  Grupo de Neurociencia Visual (CSIC-UMH). Declaró que el cerebro no «viene programado de serie» para leer. Cada vez que alguien aprende a hacerlo, ya sea un niño o un adulto, ciertas regiones destinadas a otras funciones, como el reconocimiento facial y de objetos, se «reconvierten» para interpretar palabras.  El neurocientífico francés Stanislas Dehaene  ha difundido un interesante estudio sobre “La plasticidad de nuestro cerebro”, que es la que hace posible ese cambio, y que mejora en gran medida su rendimiento. Por eso, «lo importante es leer», y hacerlo en papel, porque al cerebro le cuesta menos trabajo absorber y retener la información en ese formato.

Susan Perrow era una madre australiana en proceso de separación que buscó un cuento que mitigara la tristeza de sus hijos, después dijo para una entrevista en La Contra:

“Los cuentos hablan directamente a la imaginación de los niños, les abren mundos y tienen el poder de sanar sus heridas, miedos y malos comportamientos; los incentivan y los educan. ¿Sabe qué le dijo Einstein a una madre que le pidió consejo para potenciar la mente matemática de su hijo?

“Si quiere que sea más inteligente, cuéntele cuentos a su hijo”.”

La periodista Ima Sanchís  le preguntó:

¿Cuál ha sido el cuento más importante en su vida?

Y ella respondió:

El que la transformó. Una noche le conté a mi hijo mayor, Kieren, que tenía entonces siete años, un cuento tradicional inglés, Los brownies.

¿De qué trata?

De un padre que había perdido a su esposa y estaba siempre malhumorado. El hijo le preguntó a su abuela por qué su padre se había olvidado de sonreír, y ella le explicó que los brownies, unos duendecillos, ya no acudían a su casa a hacer las tareas domésticas… La historia es larga, pero la cuestión es que el niño del cuento acaba entendiendo que él debe hacer la tarea de los brownies, así que mientras su padre duerme limpia la casa.

¿Por qué ese cuento cambió su vida?

Durante dos semanas Kieren se levantó muy temprano y limpió la casa mientras yo dormía.

by Manuel Julián

SITGES INFOGUÍA MAGAZINE n°152 Febrero 2018 

 

BAILAR EL AGUA by Manuel Julián

Underwater Dance Shoot

El agua se mueve en la dirección en la que todo se inclina. Por eso muchas veces, simplemente nos dejamos llevar por la corriente. Esa tendencia actual fluctúa hoy entre la adulación o la fingida satisfacción por lo que otros dicen o hacen: “bailarnos el agua”.

El Diccionario de la Real Academia Española define la locución verbal “bailarle alguien el agua a otra persona” como “adelantarse, por cariño o adulación, a hacer lo que supone que ha de serle grato”.

La adulación en el 90 % de los casos persigue propósitos poco claros (son más bien oscuros) y ha ello se une el factor “dejarse querer”,  es decir, alguien que desea sentirse especial y que acepta los elogios aunque sea consciente de que no están fundados, pero, por que le gusta escucharlos, no presta atención a su detector interno de mentiras ni otras suspicacias. Es tan agradable que le digan a uno que hace algo bien, un deseo tan  natural y de una rareza cada vez mas extraña, que uno sencillamente lo echa de menos, y desea volver a oírlo aunque solo sea una vez y que para ello tenga que hacerse el tonto.

Como decía el dramaturgo y poeta Rafael Alberti: “Yo era un tonto, y lo que he visto me ha hecho dos tontos, el que era y el que me hago”

Hacerse el tonto cuando sabes que los elogios que recibes no son sinceros es permitir que alguien “te regale los oídos”. Un regalo que eleva tu autoestima sobre una vulnerable cama de espuma a punto de desaparecer.

En ocasiones la ficción hace equilibrios sobre una delgada línea roja que la separa de la realidad. Muchas veces esa línea se rompe y la virulencia de la caída es proporcional a la altura o intensidad con la que nuestra mente recreaba la añorada ficción en la que vivíamos.

En una entrevista radiofónica a Teresa Viejo, la autora del libro “Animales domésticos”, se establecía una diferencia entre: “La doble vida y la doble moral”. Al hablar de egos efervescentes, y aguas que bailan, es apropiado que nos detengamos unos minutos en estos dos conceptos.

Bernard Weber es un comercial alemán de una conocida marca de vehículos de alta gama. En 2017 ha sido el más eficaz y productivo vendedor de su promoción, lo que le obliga a viajar mucho. Especialmente entre Berlín y Río de Janeiro.

En Berlín le espera su esposa Hertha y sus dos hijos adolescentes. En Brasil, su esposa Marcilane quiere saber si llegará a tiempo de recoger las niñas en ballet.

Weber ya está acostumbrado a aguardar las apariencias, lo único que necesita es ser muy cuidadoso con su agenda y sus pertenencias personales, de modo que su doble vida depende de no cometer errores. En cambio la doble moral va más allá, tiene que ver con sus sentimientos, es decir, pese a saber o imaginar las nefastas consecuencias que tendría ser descubierto; no le importa.

Finalmente hemos completado el puzle, en definitiva todo se resume a lo que verdaderamente nos importa. Ser sinceros o hipócritas, rechazar las palabras fingidas o abrazarlas, vivir diferentes mentiras o centrarnos en enriquecer una única verdad que supere todos las demás posibilidades.

Un fragmento del libro de Teresa Viejo dice:

Desde hace días recuerdo de forma obsesiva cuando me aseguras que tengo una parte oscura que no sabes cómo gestionar y, detrás de esta confesión, sospecho tu miedo a mirar al monstruo a los ojos tal y como deben de medir el peligro los valientes.”

Definitivamente, no es fácil enfrentarnos a nuestros miedos, al monstruo de la mentira viviendo en nuestra propia casa como en “Durmiendo con su enemigo”.

BENEFICIOS DE SER SINCEROS

En internet se comparten cientos de estudios sobre los beneficios psicológicos y para la salud de ser sinceros. Entre otros:

  • Aumenta nuestra autoestima
  • Reduce la ansiedad
  • Fortalece la confianza en uno mismo.

El mejor somnífero ha sido siempre tener una conciencia tranquila, la mejor receta para la longevidad, no temer la verdad.

Algunos eruditos en etimología han publicado que el significado más difundido (no su origen) de la palabra “sincera” se remonta a la época del renacimiento en la que se esculpían miles de obras talladas sobre piedra o mármol. Cuando el artesano daba un golpe de cincel equivocado y producía un desperfecto, disimulaba el error tapándolo con un engrudo de cera. Las obras más valoradas eran las que se habían completado “sin cera”. Como bien sabemos, los artistas de aquella época, especialmente en sus inicios eran capaces de reutilizar cualquier material a su alcance, ya que no disponían del dinero necesario para comprar uno nuevo. Por ello se han encontrado tantos cuadros pintados sobre lienzos, ocultos bajo la obra de otros autores.

La cera que tapaba el desperfecto desaparecía con el tiempo descubriendo el engaño. La vida del comercial alemán, era un vida de cera esperando ser descubierta, porque no nos equivoquemos, las mentiras siempre salen a la luz. Como decía Sófocles: “Una mentira nunca vive hasta hacerse vieja”

by Manuel Julián

SITGES INFOGUÍA MAGAZINE n°152 Febrero 2018

NOVELA HISTÓRICA by Manuel Julián

 

Hay muchas historias por escribir. Sucesos que se entrelazan en nuestras rutinas y cuyos protagonistas son personas anónimas, perfectos desconocidos que caminan entre nosotros sabedores de que poseen un gran relato que contar. Es su íntimo deseo pasar desapercibidos y si les conociéramos, probablemente cambiaría nuestra percepción de la vida. Si tuviésemos la oportunidad de escucharles, no quedaríamos indiferentes, porque pocas cosas nos enriquecen tanto como la historia. Relatos basados en sucesos reales o lo que queda de ellos en el recuerdo de hombres y mujeres de otras épocas, a través de la memoria de los que la vivieron.

Algunos, sin embargo, experimentaron apasionantes vivencias que forman parte de otras historias mayores, como por ejemplo: “El amor en tiempos de guerra”, agudos contrastes que nos hacen cuestionar qué es lo más importante: la supervivencia del amor o simplemente salvar el pellejo.

La venta de novela histórica está experimentando un nuevo auge. Biografías, sucesos relevantes que configuran un mapa cronológico de vivencias, en ocasiones desconocidas. De hemerotecas y testimonios relatados con la voluntad de superar el miedo al paso del tiempo y la erosión de los días. De darnos motivos en los que apoyarnos y el coraje necesario para superar las difíciles pruebas de lo cotidiano.

En estos momentos, los Best Sellers más leídos son del género de novela histórica y adornados con atractivos argumentos al puro estilo de Dan Brown en El Código Da Vinci o  La Columna de Fuego de Ken Follet. A pesar de las licencias personales del narrador y su libertad para comunicar los detalles descriptivos de su obra, el mero hecho de identificar el tiempo en que se desarrolla la trama, es en sí mismo emocionante.

La lista de FNAC con los 100 libros más vendidos en las últimas semanas está encabezada por los títulos de contenido histórico como el sugerente: “Azul de Media Noche”, de Simeone Van Der Vlugt (un viaje a Holanda durante el siglo XVII).

Hay otras listas de recomendaciones como las que sugieren un determinado número de lecturas antes de morir, y estas también se inician con el género de novela histórica. Según el ‘Barómetro de hábitos de lectura y compra de libros’ elaborado por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), el 55% de la población mayor de 14 años se declara lectora frecuente u ocasional, y el género más solicitado es el histórico.

En una entrevista a la escritora

Ángeles de Irisarri (Zaragoza, 1947) autora de una trilogía sobre la vida de Isabel la Católica, se le preguntó:

¿Por qué tiene éxito la novela histórica?

Su respuesta para El País fue:

“Cada vez se estudia menos historia, pero la gente quiere saber. La novela histórica gusta porque queremos conocer nuestra raíces.”

En esta misma línea argumental, Luis Goytisolo apunta en su libro: “Naturaleza de la novela” a que el éxito del género se debe al desconocimiento sobre historia  de las jóvenes generaciones, ya que ni siquiera se incluye como asignatura en los institutos. Y por otro lado se introduce en este género otro factor, un elemento psicológico, que es la incertidumbre sobre el porvenir y que justificaría este tipo de pasión consumidora, todo ello dentro de un contexto de crisis económica y crispación política y social. Como mostró la memoria del holocausto: “Quien olvida la historia, está condenado a repetirla”. El controvertido escritor Arturo Pérez-Reverte declaró recientemente: “La novela histórica te ayuda a estar prevenido” y esta reflexión es muy abarcadora.

Leer es espiritualmente enriquecedor y leer sobre historia lo es el doble, sin embargo algunos confunden una novela histórica con un libro de historia. Por ejemplo: HISLIBRIS, el portal interactivo sobre lecturas comentadas propone una diferencia entre “Libros de historia y libros con historia.

Un relato de ficción ambientado en otra época, necesita rigor y exactitud para no ser desdeñado inmediatamente, pero esto no significa que se deban exponer los hechos en orden cronológico ni recargar el ritmo narrativo con una  abundancia de detalles históricos que nos hagan divagar flotando a la deriva sin conducirnos a ninguna parte.

Una línea de tiempo describe un vector separado por fechas y una breve reseña de acontecimientos, sin embargo, un relato histórico no necesariamente precisa convertirse en una aburrida línea de sucesos transcendentales.

Los detalles históricos refuerzan la cohesión del relato y añaden verosimilitud, pero abusar de ellos desvía la atención y confunden al lector que intenta retomar el hilo de la narración.

A la hora de escribir novela histórica, algunos caen en el error de adaptar o adecuar la propia historia al relato, cuando debería ser el relato quien se adapte a la realidad histórica; en cuanto a fechas, personas, sucesos y lugares, la ficción trata muchas veces con falta de respeto el registro histórico. Una tendencia que vemos también con demasiada frecuencia en las películas.

A pesar de ello, y tomando en cuenta las nuevas tendencias, si estos días buscas un buen regalo para tí o para tus seres queridos, regala cultura, regala libros, deja descansar los bombones y videojuegos y date una vuelta por la sección de novela histórica.

by Manuel Julián

SITGES INFOGUÍA MAGAZINE n°151 pág. 24

RATÓN DE BIBLIOTECA by Manuel Julián

“¡Si quieres ser un buen arqueólogo tienes que salir de la biblioteca!”
Indiana Jones

“El reino de la calavera de cristal”

Guardo un grato recuerdo de aquel lugar en el que mientras nosotros nos manteníamos callados, dejábamos que hablasen los libros. Me refiero a las bibliotecas de mi infancia. El olor a madera vieja, cuero y papel contrastaba con el de nuestros lápices y gominolas, y es que pocos recuerdos se mantienen con tanta fuerza intactos como los vinculados a los primeros olores.  El talco, los vahos de eucalipto o el pegamento en el álbum de cromos.

Y lo mismo me ocurre con los libros antiguos. Las cosas antiguas “no viejas”, me inspiran.

Objetos que pertenecieron a otros tiempos, a personas que quizá ya no están entre nosotros, y que tendrían fascinantes historias que contar sobre cómo se hacían las cosas antes.

Diferentes conceptos estéticos dentro de una sociedad costumbrista, imaginativa y en muchos casos con pocos recursos. Libros y objetos, a veces de incomprensible rareza o utilidad. Todos ellos me recuerdan que antes de mi vida hubo otras y que esos vestigios conformaron sus sencillas existencias.

Una antigua máquina de fotos, un calentador de sábanas, una caja de postales de hace varias décadas, o las primeras ediciones de nuestros escritores favoritos.

¿Quiénes fueron sus dueños?

¿Dónde vivían?, ¿Qué papel desempeñó ese libro u objeto en hacerles la vida más agradable,  y en ocasiones menos absurda?…

Por ello veo todavía hoy las bibliotecas como un legado cultural o valioso tributo a nuestra memoria.

El tiempo, sin embargo transcurre con inexorable celeridad y las bibliotecas se han adaptado a esta sociedad moderna conformada hoy por ciudadanos que en su mayoría dicen leer y amar los libros, pero que en realidad se sienten más atraídos por las novedades tecnológicas y el ocio digital. En estos momentos el libro en formato tradicional no es precisamente el producto estrella y cada vez más editoriales y librerías se han visto abocadas al cierre.

A pesar de ello, como en el eterno diálogo de Casablanca, o por lo menos en mi paráfrasis libre:

“SIEMPRE NOS QUEDARÁ ALADÍ”

Hay una frase de moda que se aplica a diferentes ámbitos de nuestra sociedad y es el concepto de “reinventarse”. Algo así como adaptarse a los tiempos y redescubrir nuevas fórmulas de supervivencia.

Un ejemplo lo tenemos en el único videoclub que queda en mi pueblo: “La butaca” y que recientemente ha dejado atrás el uso exclusivo de alquiler de películas para reconvertirse en una preciosa cafetería con glamurosas referencias al cine. Ahora puedes alquilar tu película y merendar al mismo tiempo. Y en verano, incluso degustar un excelente cóctel.

Sus dueños, una simpática y joven pareja, son buenos conversadores, apasionados del séptimo arte, que te contagian de su entusiasmo.

En el mundo de las bibliotecas ha sucedido algo similar, ya no se conforman con el típico préstamo de libros, ahora engloban otras actividades culturales como: la presentación de nuevos autores, lecturas interactivas, talleres de escritura…, entre otros.

ALADÍ, el catálogo de la Red de Bibliotecas Municipales de la Provincia de Barcelona dispone de un fondo editorial con más de 789.551 títulos y 11.161.701 volúmenes. La página web ofrece interesantes recursos, recomendaciones, obras destacadas y otras sorpresas.

Por ejemplo, si deseamos saber dónde se encuentra disponible un título en particular, se puede rastrear su movimiento y solicitar su traslado hasta nuestra biblioteca más próxima.

BIBLIOTECA SANTIAGO RUSIÑOL

El próximo verano se cumplirán cinco años desde el cierre de la biblioteca Santiago Rusiñol de Sitges. Las obras de rehabilitación y accesibilidad se completaron en 2015 y según parece, en estos momentos se están dotando a las instalaciones del equipamiento informático necesario para gestionar el fondo de más de 56.000 volúmenes así como optimizar el sistema de climatización.

Aunque el traslado, clasificación y reubicación de los libros representará un arduo trabajo, desde la concejalía de cultura se apunta un pronóstico muy optimista y es probable que este próximo año reabra sus puertas de nuevo.

Indiana Jones decía que para ser un buen arqueólogo había que salir de la biblioteca, pero personalmente me resisto a renunciar a todos esos agradables momentos que descubrí entre los libros y que despertaron en mi una profunda y personal atracción por la escritura. Como el sugerente slogan del premio Planeta: “Cuanto más lees, mas vidas tienes”.

La nuestra, y la de todos nuestros queridos personajes.

by Manuel Julián

 

SITGES INFOGUÍA MAGAZINE n°151 pág. 24

LA TEORÍA DE LA POSVERDAD by Manuel Julián

“De vez en cuando di la verdad para que te crean cuando mientes”.

Jules Renard (1864-1910) Escritor y dramaturgo francés.

 

 

Soy de una época en la que solo había dos opciones: la verdad o la mentira, porque las “mentiras piadosas” continuaban siendo eso, mentiras.

Quizá los conceptos más innovadores sobre ética moral pondrían hoy en ridículo la manera de pensar de entonces. A pesar de ello, en estos momentos existe una gran confusión sobre lo que está bien o está mal y viceversa. Algunas cosas que antes nos escandalizaban, ahora nos divierten, o como justifican los antropólogos sociales, todo se debe a que hemos evolucionado, y es cierto que todo cambia con el tiempo, pero nuestras tristezas y temores son los mismos de siempre.

Uno de esos antiguos temores es el de decir la verdad, o más bien a las consecuencias de ser sinceros. Por ello se han reinventado nuevas formas de mentir y hacerlo con elegancia.

Durante este mes de diciembre, la R.A.E incluye una nueva voz o neologismo conocido como posverdad, [post-truth diccionario OXFORD de 2016]. Para explicarlo de manera sencilla, el periódico The Economist dijo: “La clave no es que sea cierto, sino que ‘se sienta cierto’”.

De manera que la posverdad puede ser una gran mentira que resulta convincente porque no apela a la razón, sino a los sentimientos. Algo así como que sabes con toda seguridad que es mentira pero que a pesar de ello prefieres aceptarlo.

Esta nueva técnica de manipulación en la que se subvierte la verdad mediante recurrir a las emociones es una eficaz herramienta de coacción moral o chantaje emocional. Lo más curioso del caso ha sido la forma extendida en la que los medios de difusión la han empleado para divulgar sus noticias. Hay muchos ejemplos sobre el denominado “Fake News”, Noticias falsas o paparruchas. Sucesos históricos o contemporáneos que venían envueltos con una gruesa capa de engaños deliberados y falsedades. Mentiras en las que muchos desean creer porque resultan afines a sus prejuicios o propósitos.

LA DEFINICIÓN DE POSVERDAD

El término posverdad es en cierto modo lo contrario al sentido común, algunos definen este concepto como una mentira emotiva que puede influenciar en la opinión pública sin importar si se ajusta o no a la verdad. Como esta nueva realidad paralela o seudoficción se corresponde con el sentimiento, deseos y expectativas de la gente en general, es aceptada sin importar que todo sea una farsa. Las imágenes manipuladas o fuera de contexto, las nuevas consignas no contrastadas y el mensaje subliminal, se ramifican sobre la verdad hasta ahogarla.

¿No os habéis tropezado más de una vez en las redes sociales con noticias de dudosa procedencia que afirman que cierto personaje público o famoso ha fallecido en extrañas circunstancias? Quizá alguien que no despierta demasiada simpatía y al que muchos les gustaría que ya estuviese criando malvas. La noticia vierte toda clase de detalles sobre lo que fueron las rutinas de la víctima en sus últimos momentos y van acompañadas de imágenes. Cientos, miles de personas comparten y comentan el suceso mientras aún está fresco, para después descubrir que han sido cómplices de una mentira, porque como dice la canción; “no estaba muerto, estaba de parranda”

Se ha dicho que el éxito en las elecciones a la actual presidencia de los Estados Unidos no fue el resultado en el recuento de votos, sino las supersticiones, los prejuicios, el auge de toda clase de teorías sobre “La Conspiración” e incluso las creencias personales. Un gran cúmulo de decepciones, incertidumbres y otras emociones que hicieron hervir las redes sociales fueron aprovechadas por los medios de difusión para conducir a las masas en la dirección deseada, jugando  un papel decisivo en el pulsómetro de la candidatura republicana.

Los más incrédulos sostienen que no hay verdades absolutas y que todo en esta vida es relativo. Para muchos, mentir es tan sencillo como respirar, han dotado y revestido sus mentiras de tanta naturalidad y realismo, que ellos mismos acaban absorbidos por esta nueva versión de la realidad, un recurso inocente e inofensivo, algo que lamentablemente, acaba describiendo la hipérbole de un arriesgado efecto bumerang. Las mentiras regresan para golpearnos y cobrar su precio, muchas veces erosionando las relaciones, alimentando asfixiantes climas de desconfianza o insensibilizando la conciencia de sus usuarios hasta cauterizarla.

Este nuevo lenguaje, elegante y actual nos ofrece algunas fórmulas para maquillar la realidad con palabras que puedan justificar o suavizar sus efectos. Posverdad cuando hablamos de mentiras disfrazadas, de cuestionable naturaleza y oscuros propósitos y que son el embrión del escepticismo.

No hay peor creyente que el que ha sido engañado, la decepción no le permite creer en nada ni confiar en nadie. Quizá por una primigenia necesidad de proteger sus sentimientos. Y es entonces cuando se produce el fenómeno de la desubicación temporal, el extravío de no saber qué pasará y temer siempre lo peor.

Vivimos en una sociedad moderna y al mismo tiempo enferma de mentiras. En la que las personas renuncian a ser sinceras y abrir su corazón, para no mostrarse vulnerables. En medio de ese caos de individuos con desdoblamiento de personalidad que creen y defienden sus propias fantasías, nos encontramos todos nosotros con nuestra necesidad de confiar y esperar lo mejor de los demás sin parecer unos ingenuos.

Un antiguo proverbio judío dice que “una mentira puede llevarte muy lejos, pero sin esperanza de regreso”

La mentira puede conducir al que la practica asiduamente a un punto de no retorno, a una situación en la que ya sea demasiado tarde. Por ello independientemente del esnobismo del lenguaje, no nos intoxiquemos con este tipo de tendencias y decidamos ser honestos. El mundo podría ser un lugar más agradable, y nosotros dormiríamos mejor.

 

by Manuel Julián

INFOGUIA SITGES MAGAZINE Nº 150 / DICIEMBRE 2017

EL HUMOR EN LA LITERATURA by Manuel Julián

 

 

“El amor tiene consecuencias.

Por ejemplo:

Unas palomas se han enamorado de mi coche y lo han redecorado de salpicaduras y excrementos.

Las consecuencias:

He aprovechado una oferta en eBay para comprar un rifle de caza mayor a mitad de precio.

Ahora he reescrito el argumento de La Ventana Indiscreta, pero por algún extraño motivo, desde que estoy aquí apostado mirando a través de la mira telescópica, parece que las palomas han desaparecido de mi barrio.

Quizá han encontrado un nuevo amor.

 ¿Alguien necesita un rifle para safaris de tercera mano?”

 

by Manuel Julián

 

Sería muy extenso y abarcador mostrar todos los ejemplos posibles de este género literario, por lo que este artículo se centrará en el nuevo auge de la literatura de humor y en un sector de la población lectora que son los jóvenes, aunque este artículo será sin duda de interés para personas de cualquier edad.

En todas las encuestas sobre lo que espera uno de sus relaciones de pareja, el sentido del humor predomina en el tercer puesto, y es que para enfrentarse a las dificultades, rutinas y preocupaciones de la vida, el humor bien dirigido resulta ser la mejor terapia. Quizá por ello tiene su lugar en la literatura, porque esta se ha tomado de la propia vida como inspiración, por lo tanto, hasta las figuras más disparatadas, inverosímiles e hilarantes, tienen su contexto en el mundo real, porque se inspiran en personas y sucesos reales.

 

HUMOR INGLÉS

Cuando era adolescente descubrí unas series de humor, simplemente deliciosas e inolvidables como “El nido de Robin” [1977]  o  “Los Roper” [1979], un fino y sinuoso vocabulario con doble sentido al puro estilo british y que caló profundamente en la comprensión de las personas con una cultura como la nuestra, más mediterránea.

Tom Sharpe

Quiero destacar aquí a un autor inglés que me marcó definitivamente: Tom Sharpe, fallecido en 2013 a la edad de 85 años, según The Telegraph “Sharpe creó situaciones que eran visuales e inolvidables” y que nos dejó con un maravilloso personaje para el recuerdo llamado Wilt.

Henry Wilt, es un docente de poca categoría que imparte clases en un instituto politécnico. Su candidatura para un ascenso ha sido rechazada año tras año, y ahora se ve relegado a dar clases de literatura, humanidades y otras delicadas asignaturas a futuros obreros manuales, toscos, vulgares y sin interés por la cultura. Después del trabajo, su único aliciente consiste en cenar, ver la tele e irse a dormir y, sobre todo, fantasear con formas de cometer el crimen perfecto en la persona de su mujer, Eva, aficionada al yoga, al judo, a la cerámica, a la meditación trascendental, al esnobismo sociocultural y a denigrar sistemáticamente a su marido.

Sharpe no pierde ocasión para reírse de lo posmoderno, lo académico, lo esnob, del pequeño burgués, de lo mediocre, el concepto de matrimonio, lo institucional, lo clasista, lo doméstico, lo eclesiástico y lo fantasmagórico, y todo ello relatado en el estilo inglés de finales de los setenta.

TENDENCIAS DE LECTURA 2017

Ahora que queda tan poco para acabar el año, nos centraremos en los incipientes hábitos de lectura de los comienzos, concretamente entre jóvenes con edades comprendidas entre los 12 a 30 años.

Los resultados de los estudios realizados aquí y en Estados Unidos arrojan más luz y desmienten algunas teorías.  Los jóvenes leen.

Contrario a lo que algunos puedan pensar, lo más jóvenes no se han conformado con los títulos de lectura obligatoria en institutos y han avanzado a gustos más amplios entre los que destaca la literatura de humor. Sin embargo hay muchos libros exclusivamente diseñados para el público joven. Lo que se debería pretender es que los nuevos lectores se acerquen y lean a autores de amplio recorrido, que se conviertan en miembros activos de ese club de lectores para toda la vida. Que lea más novelas de géneros variados que no sean exclusivamente para jóvenes.

by Manuel Julián

 

EL BARRANCO CLAYTON by Manuel Julián

 

Siempre me han fascinado las historias sobre viajes en el tiempo. Esas narraciones tan repletas de oportunidades para mejorar o recuperar lo que perdimos, sobre la oportunidad de volver al pasado y mejorarlo. ¿Si hoy pudieras hacerlo, que habrías cambiado? ¿En qué fecha se detendría tu condensador de fluzo?

El canal de televisión FOX emite una serie de ocho capítulos basada en el libro 22/11/63 del aclamado autor Stephen King. El protagonista, un profesor de literatura, viaja desde 2016 hasta 1960 para impedir el asesinato de John Fitzgerald Kennedy. ¿Habría sido mejor la vida de los americanos si hubiera sobrevivido? Muy probablemente ni siquiera habría estallado la guerra de Vietnam. Pero ¿y lo demás, habría sido mejor?

A pesar de los esfuerzos por llenar estas narraciones de coherencia y verosimilitud, el tiempo se resiste a que lo cambien, es un vector que apunta siempre en una misma dirección, una sombra que se proyecta sobre una pared y que no desea que nadie, de forma inoportuna, modifique su trayectoria.
Debemos reconocer que la estresante vida moderna ha propiciado cierta obsesión por el tiempo y a pesar de ello muchas veces nuestros minutos son como un grifo abierto, que podrían ser segundos, minutos y horas que se pierden por el fregadero. Me refiero al zapping televisivo, a navegar sin rumbo por internet o simplemente no hacer nada de provecho y dejar que pase el tiempo. Un tiempo que ya no vuelve.

Si hubiera un establecimiento comercial que vendiera tiempo, ¿cuánto compraríamos? Sería un verdadero negocio si cada minuto costara solo diez céntimos. Esto supondría 144 euros al día multiplicado por millones de personas de todas partes, dispuestas a alargar al máximo su existencia. . ¿Dónde podemos comprar tiempo? El tiempo se compra de aquellas actividades infructíferas que no nos ayudan a crecer como personas. 20 minutos menos de televisión, 20 minutos menos de chat irrelevante, 20 minutos menos de redes sociales, spam y compras online y ya disponemos de toda una hora para pasear con tu familia y simplemente escucharles.

Lea Kathleen Thompson, nacida el 31 de mayo de 1961, en Rochester, Minnesota, es una actriz estadounidense. Es conocida principalmente por su papel como Lorraine McFly en la trilogía Back to the Future.

EL BARRANCO CLAYTON  

En la tercera versión de Robert Zemeckis para el film “Regreso al futuro”,  la profesora Clara Clayton no puede evitar que una serpiente asuste a sus caballos. Los animales corren despavoridos en dirección a un peligroso barranco.
La historia se desarrolla en el lejano oeste y Doc junto con Marty McFly evitan que el carromato de la nueva maestra de escuela se precipite al vacio. Ese pequeño incidente produce un cambio en el desarrollo de los acontecimientos y por lo tanto en la propia historia, el barranco ya no se llamará Clayton en honor a la maestra, si no el barranco de Eastwood, en honor a Clint Eastwood, el nombre ficticio de Marty en 1885, ya que le dieron por muerto cuando “desapareció” en él, cuando su vehículo temporal (un Delorean de principios de los ochenta) atravesó el espacio-tiempo hasta 1985.

Los pequeños cambios son como la teoría del aleteo de una mariposa o teoría del caos:  “el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo” Edward Lorenz

Otras “leyendas urbanas” sobre viajes en el tiempo

En noviembre del año 2000, un hombre comenzó a discutir en un foro en Internet la posibilidad de viajar en el tiempo. Tras describir los componentes necesarios para construir una máquina del tiempo, el misterioso hombre aseguró que venía del futuro. Un año después, el hombre afirmó llamarse John Titor, ser un soldado, y provenir del año 2036. Su misión consistía en encontrar una computadora que resolviera el gran problema del Y2K38: un fallo en los programas que utilizan la representación del tiempo que se basa en contar los segundos desde el 1 de enero de 1970. Tras realizar una serie de predicciones y recomendaciones.

Titor desapareció como había venido, pero lo que probablemente no desaparezca sean nuestras fértiles fantasías y las entrañables lecturas de muchos libros que después se adaptaron como guión cinematográfico a la gran pantalla.

 

SITGES INFOGUÍA MAGAZINE nº133 JULIO 2016

LA TRISTEZA DE LOS PERIÓDICOS by Manuel Julián

No sé lo que ha cambiado, si la vida, el mundo o nosotros, pero cada vez me entristece más la lectura de un periódico.

Portadas con malas noticias, contenidos sórdidos y sobrecargados de pesimismo y acritud.

¿Por qué se venden mejor las malas noticias? ¿Por qué una catástrofe es a veces una feliz tirada de periódicos?

Sin duda soy un ingenuo anclado en la nostalgia del pasado, el de un adolescente que se conformaba con releer periódicos antiguos y disfrutar de sus jugosas noticias sobre increíbles viajes, proezas y  biografías. Páginas y recortes para coleccionistas con monográficos, fascículos y colaboraciones muy especiales.

El periódico había creado un clima de entendimiento y cultura, de contenidos memorables que uno deseaba guardar, de recortes de periódico con textos y fotografías que hoy considero una joya para las hemerotecas.  Es cierto, soy un poco vintage, apasionado por revistas como la mítica LIFE o los artículos de LA VANGUARDIA de principios de los 80.

POR QUÉ LAS MALAS NOTICIAS VENDEN MAS

Un conocido sitio de internet sobre nutrición y bienestar publicó recientemente un artículo de fondo en el que se argumentaba que leer periódicos afecta nuestra salud física y psicológica.

Y aunque es obvio que cada vez se lee más en formato online, las páginas más visitadas son la que pueden satisfacer una tendencia cada vez más generalizada hacia la morbosidad.

El efecto negativo de la observación regular de traumas y del contacto con personas que están sufriendo es conocido entre el personal médico como ‘traumatización vicaria’, o ‘estrés traumático secundario’.

La psicoterapeuta del Congreso de E.U.A. Anita Gadhia-Smith explicó para ‘The New York Times’ que el grado de influencia de la violencia en las noticias provoca dos efectos primarios: la insensibilización, por un lado, y la creciente sensación de vulnerabilidad e incapacidad, por el otro.

Algunos investigadores de la Universidad de Bradford (Reino Unido) realizaron un experimento en el que a 189 voluntarios adultos se les expuso de forma prologada a imágenes y noticias violentas, atentados terroristas, pobreza, injusticia social, desastres naturales, corrupción…

El 22% de los participantes desarrolló síntomas semejantes al trastorno de estrés postraumático persistente.

Por supuesto que cada día ocurren desastres naturales o personales de los que se debe informar y a los que muchas veces acuden antes los Youtubers que los reporteros.

Sin embargo hay, debería haber, un sentido de ética profesional que pudiera distinguir los límites entre la noticia y la dignidad del respeto.

EL DAÑO COLATERAL

Ciertos individuos se dedicaron a filmar con sus móviles a las víctimas del atentado mientras yacían malheridas en el suelo de las ramblas de Barcelona. Lo peor no fue la falta de escrúpulos y respeto que demostraron hacia esas personas y sus familiares, sino el hecho de que sus vídeos, en pocos minutos se habían convertido en virales. Un gran triunfo con el que alimentar sus egos. No eran precisamente unas imágenes agradables, pero todo el mundo quería verlas, al menos hasta que los Mossos difundieran su comunicado instando a evitar este tipo de conductas absurdas y falta de sentido común.

¿Cómo reaccionan algunos conductores cuando pasan delante de un accidente de tráfico con víctimas? ¿No es cierto que muchas veces aminoran el paso para intentar no perder detalle? Un jugoso protagonismo y argumento estelar en nuestro círculo de amigos.

—“Yo lo he visto, lo puedo contar de primera mano”.

De algún modo, la sociedad en general se ha insensibilizado. Se han dedicado tantas horas de ocio a visionar películas violentas, videojuegos y vídeos en streaming…, con descarnadas y explícitas secuencias de sangre salpicando la pantalla, mutilaciones…, que ya la realidad se confunde con la ficción o viceversa.

¿Hay una manera de contrarrestar el impacto negativo de las malas noticias? La mayor parte de los consejos sobre este tema se reducen a lo obvio: reducir el tiempo que dedicamos a absorber escenas de violencia en los medios de comunicación. Con este fin, algunos proponen la fórmula del “periodismo positivo” y que algunos como Huffington Post o Positive News ya han implantado. En lugar de recrearse en hurgar en las heridas, se centran específicamente en las buenas noticias. Otros ofrecen y reducen el consumo de noticias nefastas a un mínimo, por ejemplo; el escritor y empresario suizo y autor del libro “El arte de pensar”, Rolf Dobell insiste en el hecho de que la noticia a la que se agregan contenidos sensacionalistas, provocadores de reacciones adversas, no solo son nocivos, sino una pérdida de tiempo y que estos en realidad no añaden nada positivo a nuestras vidas.

Sin renunciar al hecho de la importancia de estar informados sobre todo lo que ocurre en el mundo, es muy recomendable que seamos selectivos y no abundemos en exceso en los textos e imágenes sobre tragedias. Nuestra salud física y mental lo agradecerá.

by Manuel Julián

 SITGES INFOGUÍA MAGAZINE nº 148 octubre 2017

 

HASTA PRONTO JERRY by Manuel Julián

EL PROFESOR CHIFLADO (1963)

 

                                         Me resultaría difícil imaginar una infancia, sin este atolondrado y al mismo tiempo elegante humorista Jerry Lewis. Sus hilarantes secuencias de películas imborrables que quedaron para siempre en mi memoria. Algunos detractores afirmaron que sus gags eran demasiado repetitivos y sus recursos humorísticos una sobreactuación, pero jamás me importaron sus ácidas opiniones, porque ninguno de esos críticos podrán ofrecerme nunca alguno de los deliciosos minutos de humor, sencillo, inofensivo y entrañable como el que Jerry compartió con nosotros a través de sus películas.

Este artículo, por lo tanto no será otra aburrida biografía sobre dónde nació, cuantas esposas e hijos tuvo o los motivos de su ruptura con Dean Martin. Más bien deseo centrarme en lo que algunos de mi época sentimos a través de sus personajes, lo que nos transmitió y por qué forma parte indeleble de nuestra imaginativa adolescencia.

Jerry combatía por nosotros haciendo frente a nuestros miedos. Al miedo a sentirnos rechazados como en “El Ceniciento” (1960) o el miedo a fracasar en nuestro primer trabajo “Lío en los grandes almacenes” (1963). El miedo a no aceptarnos tal y como somos: “El profesor chiflado” (1963) , que no hace falta ser un genio para ser genial en “The Caddy” (1953) o sencillamente a enfrentarnos al lado más serio de la vida “En guerra con el ejército (1950)”.

En total casi doscientas exitosas películas y un sinfín de cortos, programas de humor e incontables apariciones en la pequeña pantalla.

Crecimos también intentando valorar la importancia de un buen amigo, alguien como Dean Martin, quien le acompañó por más de una década. En total fueron 17 películas juntos.

91 años de una vida dedicada al humor pude parecer una carrera exhausta en una realidad social como la de hoy en la que tenemos muy pocos motivos para sonreír y escasas oportunidades para ser felices. Por eso hoy no podría ser más necesario que nunca una carismática persona como Jerry, sin lugar a dudas, el rey de la comedia.

                Hubo frases, canciones o movimientos ante las cámaras, que hoy interpretaríamos como lenguaje corporal y que fueron únicos e irrepetibles.

“Hay una diferencia entre gente y personas, yo quiero ser persona” (El Ceniciento)

Los periódicos han dicho que falleció el 20 de agosto de 2017 por causas naturales. Creo que él siempre fue así, natural y auténtico. Su humor despertaba en nosotros la posibilidad de comenzar de nuevo, de resurgir entre un montón de escombros, torpezas o errores y regresar a nosotros mismos, a la posibilidad de curar todas nuestras heridas y volver a comenzar de cero. Por eso creo que el humor de Jerry era algo más que entretenido, era necesario.

EL ETERNO AMIGO DEAN MARTIN

 

La almibarada voz de Martin “Everybody loves somebody sometime” (1965), pertenecía al exclusivo “Rat Pack” formado por Sammy Davis Jr., Joey Bishop, Peter Lawford y el propio Frank Sinatra. Su ampulosa melodía contrastaba con la expresa tonadilla de Jerry, más parecida a un irritante graznido bajo la lluvia que a una voz como la de Martin. Sin embargo, la cámara amaba a Jerry y nosotros también.

Quién no recordará la parodia de la máquina de escribir, o las preocupaciones de un desafortunado botones de hotel o su peculiar interpretación de rock and roll  enRock-A-Bye Baby” (1958)

Había una sutil melancolía en los gestos y aspiraciones de Jerry por hacerse un lugar en la vida, porque en cierto modo eran idénticas a las nuestras y por ese motivo deseábamos que triunfara, que lo hiciera por nosotros para darnos un atisbo de esperanza. Si alguien como él podía lograrlo, nosotros también lo conseguiríamos.

Las glamurosas parejas de la época nos dieron una idea de lo importante que es conservar los buenos amigos. Martin y Jerry superaron sus diferencias en un emotivo reencuentro en las Vegas. Y todo esto nos recuerda que después de la fama o el dinero, lo que verdaderamente cuenta es la amistad, el cariño y todo el humor que compartimos mientras aún estábamos vivos.

 

by Manuel Julián

SITGES INFOGUÍA MAGAZINE nº 148 octubre 2017

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...