Banner marzo 2014 bis

Escribir un libro no es tarea fácil: estructurar las ideas, crear los ambientes, investigar, entrevistar, anotar, dar cuerpo e identidad a los personajes. Corrección de estilo y ortografía. Cómo combinar la realidad con la ficción, o o que es peor, cómo se distingue una de la otra. Los personajes cobran vida y desayunan y duermen contigo. Se despiertan con tus mismas inquietudes porque lo comparten todo. Están presentes mientras caminas por un parque de niños que juegan mientras las palomas beben en las fuentes y las papeleras se llenan de envoltorios de helados y no es necesario que pienses en ellos, porque ellos lo hacen por ti. Vienen y van y te susurran palabras. Saben mucho de susurrar, son voces que no se oyen en otro lugar, en tu mente se deslizan libremente y te saludan, se sientan a esperar el siguiente paso, la siguiente frase.

No podría vivir sin mis personajes y ellos no habrían existido si yo no los hubiera creado. Han descubierto algo sobre mí, algo aletargado y adormecido en la cuna de mi infancia. Me dieron la mano de camino al colegio, me acompañaron a mi primera vez en la biblioteca, donde nadie podía hablar en voz alta y sin embargo todas las palabras flotaban como manchas de aceite en un océano imprentadle de nebulosos recuerdos y naufragios ante el teclado de mi primera máquina de escribir. De papeles arrugados en la papelera, de llaves de hierro frías e impacientes por llegar a la puerta de mis sueños.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...