Después de ver “La Librería” [Isabel Coixet 2017], me pregunto: ¿Puede tener tantos enemigos el sencillo acto de abrir un establecimiento en un pueblo? En este caso se trataba de una librería, pero podría ser cualquier otro, cualquiera que comienza, que lo intenta, o incluso aquellos que ya llevan algún tiempo procurando sobrevivir.
Los enemigos, reales o imaginarios no solo son las dificultades económicas, el elevado pago del alquiler, la gestión municipal o el precio por dar de alta todos los servicios: luz, agua, teléfono, etc. Muchas veces los principales adversarios son nuestras tendencias, hábitos y cambios de opinión. Si antes nos gustaba más una red social, ahora preferimos otra, si hasta hace poco hablábamos por teléfono, ahora preferimos hablar al teléfono, dejamos de leer en papel para pegar nuestra nariz a una insípida Tablet, en fin, la lista de esnobismos populares podría ser larga, y sin embargo no es inofensiva.

Quedan pocos videoclubs, porque después del enorme pirateo de propiedades intelectuales (películas, libros, canciones) y atropello que se practica impunemente en nuestro país, han surgido poderosas plataformas digitales de alquiler de películas desde casa. No son baratas, pero son cómodas, y la comodidad se paga.
Pues bien, en medio de toda esta debacle, en ocasiones tropezamos con algún modelo de negocio que todavía posee el coraje de enfrentarse y prevalecer. Alguien, que como ilustra la manida expresión moderna, ha sabido “reinventarse”.

Nos referimos a LA BUTACA de la calle Santiago Rusiñol. Probablemente uno de los pocos videoclubs que quedan en toda Cataluña. En La Butaca conviven dos estilos de negocio, por un lado una cafetería donde desayunar, merendar o incluso refrescarnos con alguno de los cócteles que prepara su propietario, el amigo Yuk y por otro lado un servicio de alquiler de películas. La Butaca es un lugar acogedor en el que se respira el amor por el cine. Siempre me llena de satisfacción encontrar a alguien que conoce perfectamente mis gustos y que sabe con toda seguridad qué película recomendarme. Tanto Yuk como su esposa Maika son unos excelentes anfitriones y hoy hemos querido acercarnos a su mundo de cafés, butacas y cine:

—Manuel Julián: ¿Cómo surgió la idea de reconvertir el videoclub en una cafetería?
—La Butaca: Es fácil, vimos que el tema películas iba a menos cada año y pensamos que era hora de cambiar de concepto. Somos unos amantes de la pequeña y gran pantalla, decidimos que se pudiera solapar con las películas. Yo tenia experiencia en el mundo de la hostelería y pensamos en “por que no poner una buena cafetería?” y así fue mezclar algo moderno con algo muy clásico o antiguo, para los jóvenes ja ja ja …

 

—Manuel Julián: ¿A qué dificultades tuvisteis que enfrentaros?
—La Butaca: Puff, a muchas principalmente económicas. ¿Sabes lo que cuesta hacer cualquier obra en Sitges? permisos etc…
Somos una familia humilde y eso conlleva a que tienes que ganar como sea la partida.

—Manuel Julián: ¿Cómo ha sido la acogida de vuestro nuevo enfoque de negocio?
—La Butaca: La verdad que muy buena, nuestra idea fue que el cliente que viniera a alquilar pelis pudiera tomar algo, pero nunca pensamos que clientes que vinieran a tomar algo se hicieran socios, hemos hecho muchos clientes nuevos en el 2018, ¿increíble no ?
Todavía hay gente que se le ilumina la cara cuando entra y ve un videoclub.

 

—Manuel Julián: ¿Hacia dónde se dirige La Butaca, cuales son vuestras recomendaciones?
—La Butaca: Espero que se dirija como hasta ahora que es hacia delante gracias a todos nuestros clientes fieles tanto para un buen café, como para seguir alquilando pelis , que aunque no os lo creáis se siguen alquilando. Por cierto como románticos que somos tenemos el objetivo de ser el ultimo videoclub abierto de España, ojalá nunca pase pero la tecnología por desgracia tiene algunas cosas malas y entre ellas está el fin de la música en disco, de las pelis y creo que de casi todas las tiendas reales , solo quedará internet para todo.

 

COMENTARIOS DE LOS CLIENTES

“Yuk y Mayka son un formidable equipo de encantadores amigos que te hacen pasar el día riendo con mil anécdotas mientras compartes un café o hablas de cine…, por eso funciona el videoclub”
Guille Lanzos y Lorenzo de Medici

“La primera vez que entré en el videoclub, me di cuenta de dos cosas…, que hay una pasión por las películas que no había visto antes y la empatía que tienen hacia sus clientes. Te escuchan y hacen muy buenas recomendaciones…, me encantan además sus cafés ecológicos, tortillas, pasteles y zumos frescos”
Markus

“El videoclub genera una atmósfera de bienestar, además de la calidad de sus productos, especialmente las tortillas caseras. ‘La Butaca’ se ha convertido en un referente del que no se puede prescindir”
Lourdes Soler y Josep Noguer

Sitges INFOGUÍA Magazine. Septiembre de 2018 n°160

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...