Todo avanza y nos permite disfrutar de una mayor calidad de vida

No podemos esperar resultados novedosos y sorprendentes, si hacemos las cosas como siempre las hemos hecho, como las hemos hecho hasta ahora.

El sector turístico, la ocupación hotelera y la adquisición de una nueva vivienda se mueven como una bandada de estorninos, siguiendo su propio reloj biológico e instinto natural. De repente, una mañana, las cosas ya no eran como ayer a la hora del pijama, han cambiado, y si nosotros no cambiamos con ellas, si nos dormimos, o no tenemos capacidad para entenderlas y adaptarnos, nos quedaremos en la edad de piedra sin tiempo para comprender lo que ha ocurrido ni capacidad o recursos para reaccionar y hacerlo a tiempo.

Hay una diferencia entre llegar a tiempo y llegar con tiempo. Imaginemos un evento, quizá una boda. Llegar a tiempo sería irrumpir en la ceremonia justo en el “sí quiero”, llegar con tiempo nos permitiría conversar con los invitados, saludar a los novios, escoger sitio y prepararnos mentalmente para el acto y las primeras intervenciones.

Todo esto que acabamos de decir podría parecer el decálogo de un coaching profesional, cuando en realidad, hoy tiene más sentido que nunca. Las nuevas tecnologías nos interesan a todos porque suministran valiosas herramientas de gestión y comunicación que ya no son exclusivas de unos pocos y que tampoco son pasivas, sino interactivas y estas aplicaciones son en buena medida lo que marque la diferencia entre llegar “a tiempo” o llegar “con tiempo”.

En la séptima edición de Forum Turístico [TIC] si algo ha quedado claro es que el cambio estratégico de la Industria del Turismo ya incluye el uso de nuevas tecnologías como: el Big Data, la [IA] Inteligencia Artificial, la Robótica o el Blockchain. Todo ello orientado a mejorar la experiencia del viajero y la creación de un turismo más rentable y sostenible. Es posible que en los próximos 5 años, y ya adentrándonos en la década de 2020, veamos avances sorprendentes en este sentido.

Se dice que para saber si hemos tomado una buena decisión, debemos fijarnos en los resultados. Hace años, y, -nos consideramos pioneros en esto-, La CLAU group Andorra, hizo una importante apuesta en tecnología y cuando la mayoría de nuestros competidores todavía anotaban todo a mano o mediante una máquina de escribir, en nuestras oficinas ya navegábamos por Internet. En los albores de Excel y la plataforma Microsoft o la de Macintosh de principios de los 80 ya usábamos una base de datos. Todo eso, por supuesto queda ahora en el tiempo como un simpático recuerdo, sin embargo nos enseñó una lección fundamental: hay que vivir y trabajar de acuerdo a los tiempos. Sin perder nuestra ética profesional, nuestra reputación de más de 30 años, pero implementando las herramientas y recursos que nos permitan llegar a más personas y ser más eficaces.

En este sentido nuestra app Aplicación online 365 se ha convertido en una gran plataforma de comunicación,  intuitiva, fácil de usar y en un entorno más actual y exigente. Una aplicación que funciona 365 días al año durante 24 horas cada día. Nuestro dreamtime con el que ver en tiempo real cualquier proceso de compra o venta, la gestión de una comunidad, gastos, presupuestos, comparativas…

Estamos orgullosos de los resultados obtenidos como consecuencia de nuestro continuo interés formativo y esfuerzo de adaptación, sin embargo nuestro principal activo no han sido solo las ventas, sino las personas que componen este equipo de asesores inmobiliarios

Recientemente El Periódico publicaba una interesante reflexión sobre el turismo y las expectativas de aquellos que nos visitan. Hablando sobre hotelería se dijo:

Emoción

“Los hoteles ya no se limitan a vender una habitación con una cama, sino una experiencia singular y única al cliente”

Vinculación

“El objetivo es crear una vinculación positiva con el viajero para fidelizarle a través de la calidad en el trato, (educado y con una sonrisa) para hacer que se sienta cómodo y bien”

De todo esto se desprende la importancia de cuidar a las personas y sus intereses, en La CLAU group Andorra, fomentamos la filosofía de hacer amigos y no solo clientes, de acompañarlos en el emocionante proceso de compra o venta de un inmueble con la ayuda de nuestros Personal Shopper.

PERSONAL SHOPPER

Algunas personas desconfían o no se sienten cómodas con los anglicismos, pero muchos de ellos ya han sido incluidos por las Instituciones Oficiales del lenguaje y la gramática actual como parte de nuestra comunicación cotidiana. Por ejemplo antes decíamos: me siento sobrecargado, en tensión, cansado, irritable, ansioso, acelerado…, ahora decimos que tenemos estrés (del inglés stress) y esta expresión ya lo engloba todo, es utilizada en medicina y patrones de conducta y nos ayuda a ponerle nombre a un sentimiento que siempre nos ha dejado confusos.

El estrés tiene ya su homónimo (del latín stringere ‘apretar’) y sabemos muy bien que la compra o venta de una vivienda puede dejarnos agotados, con esa intensa sensación de tener la mente ‘apretada’. Por ello ofrecemos la ayuda personalizada de un profesional.

¿Qué es un personal shopper inmobiliario?

Básicamente se trata de un experto, que te acompaña, te guía y te asesora en el proceso de  comprar  vivienda o cualquier otra gestión inmobiliaria.

El personal shopper está pendiente de su cliente y ambos establecen las bases de búsqueda. Es un asesor multidisciplinar que se implica al máximo, de forma exhaustiva visitará los inmuebles  como si se tratara de un comprador particular, y hará un  estudio de mercado para que el cliente disponga de una preselección con las viviendas más interesantes.

A continuación ambos visitan los inmuebles que se proponen y en el momento de decidir, es el personal shopper quien se encargará de la negociación y cierre de venta.

Esta experiencia fomenta un agradable clima de confianza, en el que el asesor inmobiliario vela en todo momento por los intereses de su cliente con óptimos resultados.


Nueva colaboración con La CLAU group Andorra.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...