El final del verano llegará con una gran propuesta, la publicación del cuarto libro: «MAÑANAS QUE SE PARECEN».

Una trepidante historia que se desarrollará entre Polonia, Barcelona, Múnich y Londres y en la que se entrecruzan las vidas de sus protagonistas con más de una sorpresa y giros inesperados.

Creo que me he encariñado tanto con sus personajes, que me da pena terminar este relato.

 «Ya había visto las típicas películas de acción sobre misiones imposibles, armas camufladas y pasaportes falsos, pero esto era demasiado. No podía creer que algo así fuera real y que estuviera pasándole ahora. Él era un tipo normal con gripes, miedos y resacas, uno que había precisado los servicios de un psicólogo, que se había enamorado una vez y que todavía estaba sufriendo las consecuencias. Abrió la pantalla del ordenador, había una nota adhesiva con el texto: “Adam, Enciende el portátil”.

La misma sensación de no retorno que había experimentado horas antes, regresaba de nuevo a él con mayor intensidad, así que sostuvo dubitativo por unos instantes entre sus dedos la nota amarilla, el papel adhesivo que le apremiaba a conectar el ordenador».

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...